Coaching Náutico

El coaching náutico es un entrenamiento de alto impacto que facilita el desarrollo de las personas y equipos para despertar su potencial, talentos y competencias.

Es un proceso de cambio y transformación orientado a que el participante descubra todas sus posibilidades, muchas de las cuales ni siquiera imagina.

Esto permite llevar a cabo actividades en un entorno diferente y atractivo, lejos del ámbito laboral lo cual favorece tanto la receptividad como la ruptura de la zona de confort de nuestros participantes.

Existe una analogía entre el mundo de la empresa y el náutico. En un símil donde el barco seria la empresa y el mar el entorno empresarial. En ambos es necesario un líder que esté al timón, sepa dónde quiere ir y marque el rumbo adecuado.

La aventura náutica produce una enorme satisfacción debido al desafío que implica el trabajo en equipo en contacto directo con los elementos naturales. A bordo de la embarcación, el participante ejercitará en conjunto las áreas física, emocional e intelectual.  Dando lugar a un proceso integral que le ayudará a descubrir y desarrollar sus mejores cualidades.

El coaching náutico está dirigido a empresas que deseen mejorar sus resultados optimizando el rendimiento de sus empleados, valiéndose de la experiencia a bordo.

A través del proceso de coaching los profesionales podrán potenciar el aprendizaje del desarrollo de las personas en campos como liderazgo, trabajo en equipo, gestión del cambio, comunicación y motivación.

Actualmente vivimos un momento de constantes cambios socioeconómicos, de ahí que se haga aún más necesario dotarnos de los elementos adecuados para la gestión eficaz del cambio. El proceso de coaching está orientado, precisamente, a completar dicho aprendizaje.  Mediante una serie de programas teóricos y dinámicas vivenciales los participantes adquieren tales destrezas.

El entorno social y económico es, en este momento, tan dinámico que obliga a adaptarse constantemente para ser más eficaces y resolutivos. El cambio puede vivirse como un desafío que, lejos de obstaculizarnos, nos haga crecer.

Una mejora de la empresa se deriva siempre de una mejora en las personas que la integran..

Mediante nuestros procesos llevaremos a los participantes a un horizonte lleno de posibilidades, enseñando a mirar el mundo de otra manera, superando la barrera de los propios límites y enfrentando los desafíos en un entorno diferente.

El mar es una metáfora de la vida, a bordo conseguiremos que un grupo de personas se convierta en equipo, en la tripulación de un velero. En este habrá que coordinarse, liderar, comunicarse, asignar roles, tomar decisiones, anticiparse, controlar las emociones y gestionar conflictos y errores para alcanzar los objetivos establecidos.